Biblioteca19.918 documentos en línea

Artículo

Determinación de las tasas de oxidación, nitrifícación y sedimentación en el proceso de autopurificación de un río de montañaDetermination of oxidation rates, nitrification and sedimentation in the process of self-purification of a mountain river

Resumen

Los cuerpos hídricos del Área Metropolitana de Bucaramanga: Suratá, Tona, Oro, Frío y Lato, ubicados en las cabeceras de los municipios Lebrija, Girón, Bucaramanga, Floridablanca y Piedecuesta, respectivamente, presentan contaminación por materia orgánica y metales pesados, convirtiéndose en una emergencia ambiental. La falta de cultura ambiental, el desarrollo industrial y el aumento poblacional del área metropolitana (1.089.269 habitantes a 2015), según [1] permiten un aumento progresivo de contaminantes a estos ríos, los que presentan dos objetivos: fuente de captación y cuerpo receptor. Según la red de monitoreo de la Corporación Autónoma Regional Para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB) [2], menciona que una de las afluentes más importantes de la subcuenca Oro, es el río Frío, evaluada en (4) estaciones: Esperanza, Pórtico, Totumos y Caneyes, correspondiente a RF-03, RF-P, RF-B, RF-1A, respectivamente, en forma descendente. Aclaran que el río Frío es una de las fuentes más contaminadas del área metropolitana, debido al efluente tratado de la única Planta de aguas residuales del área, denominada "PTAR Río Frío" de Floridablanca y los vertidos crudos. Los demás municipios vierten sus aguas directo al río de Oro. La mitigación de la contaminación orgánica es urgente y requiere establecer la carga asimilable por los ríos afectados, en este caso el río Frío. El río presenta tres zonas: la zona alta, de calidad óptima para consumo humano (OD = 8 mg.L-1, DBO= 2 mg.L-1), donde se captan 0,5 m3.s-1, para el acueducto de Floridablanca, dejando 1,4 m3.s-1. La zona media, el caudal se aumentan a 1,8 m3.s-1 debido a la confluencia de la quebrada Mensuly, ubicada en el asentamiento urbano de Floridablanca. La zona baja, se encuentran la mayor carga orgánica generada por el efluente de la PTAR y los vertidos crudos (By-pass del alcantarillado Floridablanca y Angelina), además se presenta una fuente de dilución, denominada Quebrada Aranzoque, sumando en el canal un caudal de 2,5 m3.s-1, con el que confluye al río de Oro en la zona de Caneyes en el municipio de Girón. Los vertidos que confluyen de manera continua contienen concentraciones de 80 mg.L-1 y 400 mg.L-1 de DBO entre tratados y crudos, respectivamente. La PTAR río Frío solo trata el 5% de las aguas residuales de Bucaramanga y el 80% de las de Floridablanca. Según [3], en un estudio realizado mediante la modelación de la calidad del agua en la zona baja del río Frío. El río Frío genera una carga de 61,9 ton d-1, solo diluye 16,85 ton d-1, lo que permite una acumulación de materia orgánica en la zona baja, convirtiendo el río en una cloaca que afecta constantemente el río de Oro. Controlar la capacidad de autopurificación es una de las alternativas más viables para alcanzar la sostenibilidad de dicha fuente hídrica.

  • Tipo de documento:Artículo
  • Formato:pdf
  • Idioma:Español
  • Tamaño:2960 Kb

Cómo citar el documento

Esta es una versión de prueba de citación de documentos de la Biblioteca Virtual Pro. Puede contener errores. Lo invitamos a consultar los manuales de citación de las respectivas fuentes.

Este contenido no está disponible para su tipo de suscripción

Información del documento