Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2022-05-20¿Podría ser la urbanización buena para el clima?

CORDIS |Un nuevo estudio ha revelado que la migración masiva de población a zonas urbanas en China ha tenido un efecto positivo sobre las reservas de carbono del país. Esto significa que la urbanización podría contribuir a reducir las emisiones de CO2.

En los últimos decenios, China ha experimentado un gigantesco proceso de urbanización. En este sentido, se ha supuesto que la tala de bosques para construir ciudades ha liberado el carbono almacenado en ellos y, por ende, ha conllevado un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, esto no ha sido así, tal como se afirma en un nuevo estudio llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores. El equipo de investigación, que contó con el apoyo de los proyectos financiados con fondos europeos TOFDRY y CabaKarst, descubrió, en contra de la opinión general, que la migración masiva de población de zonas rurales a zonas urbanas en China ha tenido un efecto positivo sobre las reservas de carbono del país. Sus hallazgos se publicaron en la revista «Nature Sustainability».

Los científicos emplearon tecnología de teledetección para demostrar que, en los últimos veinte años, la urbanización ha supuesto un aumento de la biomasa y las reservas de carbono en las zonas rurales de China y en sus nuevas ciudades. A pesar de una pérdida inicial de carbono de 20 millones de toneladas de la biomasa aérea entre 2002 y 2010, en 2019 se produjo una ganancia mundial de 30 millones de toneladas de carbono, almacenadas en zonas urbanas gracias a la ecologización urbana. «Aunque el crecimiento urbano fu el responsable de la pérdida de carbono durante la primera mitad del período, las iniciativas de políticas verdes compensaron la pérdida y generaron un efecto de equilibrio general. De hecho, se ha logrado un ligero superávit en la cuenta del clima», afirma Xiaoxin Zhang, autor principal del estudio y estudiante de doctorado en la Universidad de Copenhague (UCPH, por sus siglas en inglés) (Dinamarca), coordinadora de los proyectos TOFDRY y CabaKarst, en una noticia publicada en «ScienceDaily».

Más de una razón

Los miles de millones de árboles plantados en los últimos decenios, como parte de la estrategia de forestación de China, no son la única razón de este superávit. «A medida que las personas se mudan a zonas urbanas densas, dejan atrás grandes extensiones de tierra, lo que alivia la presión sobre la vegetación natural y permite que la nueva vegetación absorba carbono. Al mismo tiempo, el descenso poblacional en las zonas rurales ha proporcionado más espacio para plantar nuevos árboles en el campo», explica la doctora Xiaowei Tong de la UCPH.

La cubierta arbórea también ha aumentado en las ciudades chinas en los últimos diez años. «Se puede criticar a China por muchas cosas, pero el país está muy avanzado en lo que respecta a la incorporación de espacios verdes en el urbanismo. Es muy probable que el aumento de sumideros de carbono en las zonas urbanas durante los últimos años sea el resultado de una política activa de ecologización urbana. Este proceso compensa el CO2 liberado por la tala de árboles y plantas para el desarrollo urbano», indica el catedrático Rasmus Fensholt de la UCPH, coautor del estudio, y agrega que «la urbanización puede ser un elemento fundamental de una receta para reducir las emisiones de CO2, si el desarrollo urbano está pensado para ser lo suficientemente ecológico».

Así las cosas, el estudio, que contó con el apoyo de los proyectos TOFDRY (Trees outside forests in global drylands) y CabaKarst (Between degradation and conservation: The carbon balance of the Chinese karst ecosystem) advierte que las medidas actuales no bastan para que China alcance su objetivo de neutralidad climática para 2060. «Existe un límite en cuanto a la cantidad y el tiempo que los árboles pueden absorber CO2. En algún momento, un bosque maduro dejará de capturar carbono. Así pues, si China quiere lograr la neutralidad climática, plantar más árboles no será suficiente. Por esta razón, es crucial que reduzca de forma drástica las emisiones procedentes de los combustibles fósiles. Con todo, en este estudio observamos lo que podría denominarse como un “impulso inicial” de su transición ecológica», concluye Fensholt.

CORDIS
Autor
CORDIS

El Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo (CORDIS) es la principal fuente de la Comisión Europea los resultados de los proyectos financiados por los programas marco de investigación e innovación de la UE (desde el 1PM hasta Horizonte 2020). Nuestro objetivo es acercar los resultados de investigación a los profesionales del sector para fomentar la ciencia abierta, crear productos y servicios innovadores y estimular el crecimiento en toda Europa.


2022-07-01
Un proyecto diseña una hoja de ruta con 14 soluciones para el desarrollo sostenible del Mar Menor

Se enmarca en la iniciativa Coastal, en la que participa el CEBAS-CSIC, que ha establecido un diálogo con los sectores rurales y costeros de la región.

2022-06-28
Bci es la primera empresa chilena en incorporarse a la Red de Bonos Sostenibles de Nasdaq

La entidad formará parte de una exclusiva plataforma que reúne información de los emisores de deuda sostenible en el mundo y que se ha convertido en referente de la industria. El hito fue celebrado con un saludo de bienvenida al banco chileno, que fue proyectado en la pantalla gigante de Nasdaq en Times Square.

2022-06-28
Quien contamina paga: la deuda pendiente en la financiación de la gestión de residuos en América Latina y el Caribe

La gestión de residuos en América Latina y el Caribe (ALC) ha tenido importantes avances en las últimas décadas. La cobertura de recolección de residuos ha alcanzado al 95% de la población urbana y el 60% de los residuos se aprovechan o se disponen adecuadamente. No obstante, aún se presentan desafíos importantes para asegurar que toda la población tenga acceso a un servicio de calidad donde se priorice el reciclaje, aprovechamiento y la valorización y se asegure la adecuada disposición final de los residuos que no puedan ser aprovechados. Las tasas de reciclaje y valorización de los residuos son bajas en ALC, con un promedio de 3.9% en la región. Esta cifra, aunque varía entre países, es el reflejo de una economía lineal que persiste en la región, a lo cual se suma el incremento esperado de la generación de residuos del 20% en los próximos 10 años, de los cuales la fracción orgánica es en promedio el 50% de la composición y el 12% son residuos plásticos.

2022-06-27
El Día Internacional de los Residuos Electrónicos se centrará este año en el reciclaje de los dispositivos más pequeños

Debido a su pequeño tamaño, artículos como teléfonos móviles, cepillos de dientes eléctricos, tostadoras o cámaras a menudo se desechan de forma incorrecta, terminando en vertederos o incineradoras e imposibilitando su reciclaje.

2022-06-24
La incineradora de Zabalgarbi alcanza los cuatro millones de toneladas de residuos gestionados

La instalación es capaz de generar el 35% de la electricidad que se consume en los hogares de Bizkaia mediante la valorización energética de los residuos no reciclables.

2022-06-24
El océano y la economía azul son fundamentales para abordar la triple crisis planetaria

Nueva York – Los líderes mundiales acordaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2015, una hoja de ruta de 17 Objetivos que constituyen una base mínima para que las personas y el planeta sobrevivan. El ODS 14 estableció una serie de diez ambiciosas metas para la protección y restauración del océano, varias de ellas con plazos para su consecución en 2020 o 2025. De todos los Objetivos Mundiales, el ODS 14 es el que menos inversiones ha recibido y ninguna de las metas que debían cumplirse antes de 2020 se ha alcanzado. Aunque se han hecho algunos progresos, queda mucho por hacer para que la agenda de los ODS sobre el océano se haga realidad de aquí a 2030. Del 27 de junio al 1 de julio, en la conferencia de la ONU sobre el océano, el PNUD participará en varios eventos paralelos de alto nivel en Lisboa y en línea, para abogar por acciones urgentes y concretas que son imperativas para hacer frente a la crisis del océano y para abordar el cambio transformador urgente que se requiere tanto en el sector oceánico como en el terrestre.