¿Por qué cada vez hay más almidón en la comida?

Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2020-02-28¿Por qué cada vez hay más almidón en la comida?

Xataca |Es el ingrediente estrella de muchos de los productos que echamos al carrito del súper. En alimentos como las patatas, el arroz o el pan, entra dentro de lo razonable, pero ¿por qué hay almidón en las salchichas, los palitos de cangrejo o el embutido?

Almidonando nuestra alimentación

Ya sabemos que de forma natural se encuentra en las patatas, arroz, las semillas o los cereales, pero también aporta su granito de arena en legumbres, leche y derivados o en hortalizas como el pepino y la zanahoria. La cuestión es que también lo encontramos en la mayoría de alimentos procesados. Basta con echar un ojo al packaging de estos, donde lo veremos en las primeras posiciones (las listas de ingredientes están ordenadas de mayor a menor presencia): salsas, sopas de sobre, preparados de carnes y pescados, bollería industrial, pizzas...

Al margen de que entra dentro de lo lógico contar con el almidón en aquellos que empleen harina – como las pizzas precocinadas –, son ricos en almidón por las propiedades de este. Y es que el almidón es usado en la industria alimentaria como espesante y gelificante.

La gelatinización sale de nuevo a la palestra: cuando el almidón entra en contacto con líquidos calientes, se hincha formando una pasta con textura gelatinosa que sirve como cobertura para repostería, para ligar los embutidos o para lograr rebozados esponjosos.

Pero hay otro motivo por el que el almidón es el rey de los preparados: por su abundancia y origen vegetal, va a ser más asequible que la materia prima principal. Es el caso de los calamares o las salchichas: estamos ante el relleno perfecto para abaratar el coste de producción.

El almidón es el ingrediente de relleno perfecto para abaratar un alimento

Además, la diversidad de productos y su disposición en el supermercado juega a su favor. Prueba a ir al stand de cualquier gran superficie ávido de comprar el (sobre el papel) saludable pavo, encontrarás un amplio abanico de opciones: pechuga de pavo, fiambre de pavo, pavo, fiambre de pechuga de pavo, jamón de pavo, mortadela de pavo, chopped de pavo, braseados, etc.

¿Cuál es la diferencia? Al margen de marcas, recetas y de piezas concretas, el precio suele ser un buen indicativo: por regla general, los más baratos son los que menos pavo contienen. Y los que más almidón. Tanto es así que los fiambres de pavo tienen esa denominación al no incluir más de un 50 - 70 % de este animal. Hemos puesto el caso del pavo por ser flagrante, pero puedes repetir el experimento con las salchichas, gulas, calamares...

Este es el Citroën Ami, un coche 100% eléctrico, compacto y urbano con el que pretenden llegar a todo el mundo. Su precio: 6.900 euros.⁣

El Citroën Ami estará disponible a la venta a través de Internet y de hecho, para quienes no tengan tanto dinero disponible, la compañía lo ofrecerá en alquiler por 19,99 euros al mes con Free2Move.⁣

 Por suerte aún existen algunos repositorios de software online donde no solo es seguro descargar aplicaciones gratuitas, sino que puedes hacerlo de forma segura, y además, sin que te bombardeen de publicidad. ⁣

Almidonando nuestra alimentación

Ya sabemos que de forma natural se encuentra en las patatas, arroz, las semillas o los cereales, pero también aporta su granito de arena en legumbres, leche y derivados o en hortalizas como el pepino y la zanahoria. La cuestión es que también lo encontramos en la mayoría de alimentos procesados. Basta con echar un ojo al packaging de estos, donde lo veremos en las primeras posiciones (las listas de ingredientes están ordenadas de mayor a menor presencia): salsas, sopas de sobre, preparados de carnes y pescados, bollería industrial, pizzas...

Al margen de que entra dentro de lo lógico contar con el almidón en aquellos que empleen harina – como las pizzas precocinadas –, son ricos en almidón por las propiedades de este. Y es que el almidón es usado en la industria alimentaria como espesante y gelificante.

La gelatinización sale de nuevo a la palestra: cuando el almidón entra en contacto con líquidos calientes, se hincha formando una pasta con textura gelatinosa que sirve como cobertura para repostería, para ligar los embutidos o para lograr rebozados esponjosos.

Pero hay otro motivo por el que el almidón es el rey de los preparados: por su abundancia y origen vegetal, va a ser más asequible que la materia prima principal. Es el caso de los calamares o las salchichas: estamos ante el relleno perfecto para abaratar el coste de producción.

El almidón es el ingrediente de relleno perfecto para abaratar un alimento

Además, la diversidad de productos y su disposición en el supermercado juega a su favor. Prueba a ir al stand de cualquier gran superficie ávido de comprar el (sobre el papel) saludable pavo, encontrarás un amplio abanico de opciones: pechuga de pavo, fiambre de pavo, pavo, fiambre de pechuga de pavo, jamón de pavo, mortadela de pavo, chopped de pavo, braseados, etc.

¿Cuál es la diferencia? Al margen de marcas, recetas y de piezas concretas, el precio suele ser un buen indicativo: por regla general, los más baratos son los que menos pavo contienen. Y los que más almidón. Tanto es así que los fiambres de pavo tienen esa denominación al no incluir más de un 50 - 70 % de este animal. Hemos puesto el caso del pavo por ser flagrante, pero puedes repetir el experimento con las salchichas, gulas, calamares...

Xataka
Autor
Xataka

Publicación de noticias sobre gadgets y tecnología. Últimas tecnologías en electrónica de consumo y novedades tecnológicas en móviles, tablets, informática...

Publicidad

Empresas destacadas

Productos destacados

Publicidad