Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2020-07-25Apertura económica en Colombia, ¿culpable o inocente?

Agencia de Noticias UN |En la disciplina económica es difícil alcanzar consensos y ello vale no solo para el diseño de políticas, sino que el disenso también se impone al evaluar políticas pasadas. Un ejemplo es la controversia que ha generado el libro del Banco de la República Comercio exterior en Colombia: política, instituciones, costos y resultados, que reinterpreta la apertura de los noventa como un hecho accidental que no cambió significativamente la política comercial nacional. Se trata sin duda de una tesis provocadora que ha generado intenso debate entre los economistas.

Hasta ahora la discusión se había centrado en determinar si la apertura había traído efectos positivos o negativos para el país, pero el nuevo debate surge de las conclusiones de dicho estudio: los problemas del comercio colombiano se atribuyen a la incapacidad institucional para aplicar las medidas que se propone y evitar contrarreformas en los mandos bajos, y además se sostiene que la apertura sigue siendo viable para mejorar la situación comercial de Colombia. Para los autores, las críticas a lo que pasó en los noventa nada tienen que ver con una apertura.

Teniendo en cuenta las tesis planteadas por el economista Eduardo Sarmiento, el político conservador Miguel Gómez trata de explicar los problemas de la balanza comercial que afloraron en 2015 y sostiene que Sarmiento tiene el mérito de haber criticado la apertura antes de conocer sus modestos resultados, cuando estaba de moda y eran pocos los que sospechaban de sus bondades.

El político Gómez dijo en su momento que el país carecía de condiciones mínimas para abrirse al comercio mundial pues los modelos económicos –con los que simpatiza el Banco de la República– y que recomiendan el libre comercio “suponen que tenemos empresas sólidas, debidamente articuladas y mercados internos fortalecidos por una demanda agregada sólida y estable”1. Ello quiere decir que en los mercados hay la suficiente estabilidad como para estructurar planes de inversión a largo plazo que permitan explotar ventajas comparativas sin depender de los vaivenes de la economía mundial.

Además, Sarmiento mencionó desde los años noventa que existen factores propios del entorno colombiano que dificultan un proceso de exportación competitiva, especialmente el grave atraso en la infraestructura vial y portuaria del país, lo cual representa –de entrada– costos superiores a los que enfrentan los países con los que intentamos competir. En esto coincide el Banco de la República, pero no le concede importancia a la infraestructura y sostiene que mejorarla, por sí misma, no provocaría cambios significativos.

En esa misma línea el ingeniero Carlos Caballero Argáez, director de la Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo de la Universidad de los Andes, señaló que los esfuerzos de comienzos del siglo XXI por mejorar la infraestructura fueron descoordinados e infructuosos, pues se dedicaron a construir “redes regionales aisladas” que conectan pueblos entre sí, en vez de apostarle a un sistema de carreteras nacionales que comuniquen a las ciudades con las costas del Caribe y el Pacífico, lo cual es más grave si se reconoce que la mayor parte del comercio mundial se hace por vía marítima2.

Caballero destaca el caso de Antioquia, que planeó las obras hacia el interior de sus regiones despreocupada desde una perspectiva nacional o internacional y considera que lo mismo aplica para otros departamentos. Su tesis central es que si Colombia quiere especializarse en la exportación de bienes y servicio como una apuesta económica nacional, ello debe complementarse con una moderna infraestructura.

Un ejemplo emblemático es Singapur, que alcanzó mejores resultados en su apertura económica que Colombia. El abogado y estadista Lee Kuan Yew, quien dirigió como primer ministro la apertura económica de su país, reconoció en sus memorias la importancia de contar con puertos y vías modernas –entre otras condiciones– para consolidar la actividad exportadora de las empresas nacionales3. Hoy Singapur tiene una de las relaciones de exportación/PIB más altas del mundo.

Colombia no siguió ese ejemplo, y pese a que la apertura se inició hace 30 años, el rezago de infraestructura no solo permanece, sino que las grandes obras como la vía del interior hacia la Costa o la navegabilidad del río Magdalena se entregó a la empresa brasileña Odebrecht, lo cual terminó en una sucesión de escándalos por corrupción. Y otras obras emblemáticas como el puente Chirajara simplemente se cayeron antes de ser inauguradas. La mala calidad técnica de las obras, explicada posiblemente por la práctica corrupta de usar malos materiales o deficientes diseños, se ha unido a la inercia estatal para llegar al extremo de que avanzados ya en el siglo XXI, la vía que une el centro del país con el puerto de Buenaventura no termina de construirse y el túnel de La Línea no se termina, aún si solo tiene un alcance acotado.

En esta discusión ha terciado el filósofo y profesor colombiano Mauricio Cabrera, quien no considera alentador que el consumo de los hogares crezca más que la producción, que en 2019 creció 4,5 % y la producción solo 3,3 %, de modo que el consumo excedente se provee desde el exterior y se paga con deuda externa. Una preocupación similar genera el hecho de que el comercio minorista creció 8,7 % y la manufactura solo 1,5 %4.

La conclusión es lapidaria: se están vendiendo más bienes importados legalmente –o de contrabando– que producción nacional. Además, los sectores más golpeados después de la apertura fueron las prendas de vestir, los textiles y el calzado, lo cual resulta paradójico pues según el Banco de la República estos sectores son justamente los más protegidos.

¿Cómo conciliar esta paradoja?, ¿acaso lo nuestro es un proteccionismo que no protege? Ante tales evidencias cabe pensar que algo significativo ocurrió en la dinámica comercial de Colombia en la década de los noventa (sea o no la apertura), pues sería absurdo concluir que desde 1990 las empresas colombianas quiebran sin ninguna razón sistemática. Lamentablemente, el libro del Banco República no arroja luces sobre este asunto.

1 Gómez, M. (12 de mayo de 2015). ¿Y si Sarmiento tuviera razón? Portafolio.

2 Caballero Argáez, C. (7 de septiembre de 2012). Infraestructura vial para el país del siglo XXI. El Tiempo.

3 Yew, L. K. (1998). The Singapore Story: Memoirs of Lee Kuan Yew. Times Editions.

4 Cabrera, M. (18 de febrero de 2020). ¿Ha habido apertura en Colombia? Portafolio.


Unimedios | Agencia de Noticias UN
Autor
Unimedios | Agencia de Noticias UN

La Unidad de Medios de Comunicación – Unimedios, es la unidad de producción y difusión de la información científica, cultural, investigativa, académica, artística y tecnológica generada por la Universidad Nacional de Colombia y dirigida a la comunidad universitaria y a la sociedad en general. Es una dependencia de nivel nacional, adscrita a la Rectoría que articula los medios de comunicación existentes dentro de la Unidad para velar por el buen nombre e imagen de la Institución, promover y agenciar sus logros e integrarla en su diversidad y con la sociedad a través de sus medios, servicios y productos.

Empresas destacadas

Productos destacados