Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2022-06-29Desarrollan un biofertilizante con desechos de tomatera más barato y sostenible que los tradicionales

Fundación Descubre |Un equipo de investigación de la Universidad de Almería ha empleado la biomasa procedente de la horticultura almeriense para producir un compuesto que mejora la fertilidad del suelo agrícola. Esta enmienda iguala la efectividad de los abonos convencionales, es menos contaminante y puede emplearse cada siete meses, coincidiendo con los periodos de cultivo habituales en la zona.

Un equipo de investigación de la Universidad de Almería ha desarrollado un biofertilizante elaborado con desechos de tomatera más barato y sostenible que los tradicionales. En concreto, los expertos proponen aplicar un tratamiento térmico a los restos de cultivo del año anterior, que habitualmente se descartan en centros de gestión de residuos. Con este enmienda orgánica, también se reduce el consumo de agua que realiza cada planta y se mejora la fertilidad del suelo.

Este biofertilizante obtiene los mismos resultados que los abonos industriales y es menos contaminante. Además, puede emplearse cada siete meses, coincidiendo con los periodos de cultivo habituales de la horticultura almeriense.

Normalmente, los fertilizantes tradicionales presentan desventajas como la degradación de los suelos agrícolas, los malos olores y la contaminación de acuíferos, entre otras cuestiones. Para disminuir el impacto ambiental de estos abonos, los científicos proponen prescindir totalmente de ellos y emplear esta enmienda orgánica, elaborada con restos de tomateras y eficaz contra agentes patógenos como hongos, bacterias y virus. “Se trata de una opción alternativa, más sostenible y más barata que los compuestos que se emplean normalmente, dado que la materia prima son los desechos de la campaña de cultivo anterior”, explica a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Almería Francisco José Castillo Díaz.


En el estudio ‘Biodisinfection as a profitable fertilization method for horticultural crops in the framework of the circular economy’ publicado en Agronomy, los investigadores explican que emplearon la biosolarización para elaborar el biofertilizante. Esta técnica combina los restos de la cosecha del año anterior con un tratamiento térmico para obtener el abono.

Restos vegetales

Para producir esta enmienda orgánica, los científicos desinstalaron el sistema de riego y depositaron los residuos de tomatera para triturarlos en el pasillo central de un invernadero. A continuación, los mezclaron en los primeros 20 centímetros del suelo con un rotovator -máquina agrícola de labranza- y reinstalaron el sistema de riego. Tras comprobar que éste funcionaba adecuadamente, cubrieron la biomasa con una lámina de plástico sobre el suelo, sellada por todos sus bordes, para que se produjera una descomposición más rápida de la materia orgánica.



Primera de las fases para conseguir biofertilizante de la cosecha de tomates: preparación de los restos vegetales.


Por último, regaron estos restos vegetales hasta alcanzar la capacidad de campo, esto es, como cuando se saca una esponja del agua y expulsa el líquido por los poros hasta que se queda en equilibrio. “El tiempo que tarda la biomasa en transformarse en abono puede variar en función de las necesidades del agricultor. Pero normalmente está listo en un periodo que oscila entre 30 y los 90 días”, añade Francisco José Castillo Díaz.

El ensayo de este estudio se ha realizado a lo largo de tres años consecutivos en la Finca Experimental UAL-ANECOOP, en una parcela que simula las características de la horticultura almeriense. Por un lado, cultivaron plantas de tomate y las abonaron con los fertilizantes tradicionales; por otro, emplearon en otra área la enmienda orgánica para comparar los resultados de ambas. Así, los expertos concluyeron que este biofertilizante iguala la efectividad de los abonos convencionales, es menos contaminante y puede emplearse cada siete meses aproximadamente, coincidiendo con los periodos de cultivo habituales en la zona.


Biosolarización, la última de las fases para conseguir biofertilizantes a partir de la cosecha de tomates.


De este modo, los científicos explican que su propuesta mejora la fertilidad del suelo y sustituye a los fertilizantes tradicionales. Por tanto, serviría como recurso sostenible para abordar uno de los desafíos que recoge la Estrategia de la Unión Europea ‘De la Granja a la Mesa’: la reducción del 20% del uso de fertilizantes.

Actualmente, el equipo AGR 200: Producción vegetal en sistemas de cultivo Mediterráneos se centra en proponer técnicas agrícolas que aporten sostenibilidad a las prácticas agrícolas de Almería, como la biosolarización o sistemas especiales de cultivo. “Queremos investigar más sobre el uso de biomasa vegetal para ofrecer más variedad de biofertilizantes alternativos a los agricultores”, comenta Francisco José Castillo Díaz.

Este trabajo ha sido financiado con fondos propios del grupo de investigación Producción vegetal en sistemas de cultivos Mediterráneos de la Universidad de Almería.

Referencias

Castillo-Díaz, F.J.; Belmonte-Ureña, L.J.; Camacho-Ferre, F. & Tello-Marquina, J.C. (2022). ‘Biodisinfection as a Profitable Fertilization Method for Horticultural Crops in the Framework of the Circular Economy’. Agronomy 12, 521.



Fundación Descubre
Autor
Fundación Descubre

Es una institución privada sin ánimo de lucro impulsada por la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía. Creada en 2010 bajo un marco legal determinado, nuestro patronato está formado por 22 instituciones de avalado prestigio en investigación y divulgación de la región: universidades, centros de investigación y divulgación, asociaciones, etc.


2023-02-01
Cómo hacer que los hidrogeles sean más inyectables

Un nuevo marco computacional podría ayudar a los investigadores a diseñar hidrogeles granulares para reparar o reemplazar tejidos enfermos.

2023-02-01
Etiquetas del mismo material que los envases para impulsar el reciclaje

Un informe de Planet Tracker aboga por que los fabricantes usen en sus etiquetas el mismo material que en el envase para facilitar el reciclaje en bucle cerrado y mejorar la oferta de plásticos recuperados.

2023-01-31
Estudio: La superconductividad se activa y desactiva en el grafeno de «ángulo mágico»

Un pulso eléctrico rápido cambia por completo las propiedades electrónicas del material, abriendo una ruta hacia la electrónica superconductora ultrarrápida, inspirada en el cerebro.

2023-01-31
El Proyecto REPurpose diseñará plásticos elastómeros seguros y sostenibles a partir del reciclado de residuos posconsumo

Encontrar un modo sostenible de conformar una economía de residuo cero es primordial para mantener un sistema de consumo consciente de los límites de nuestro planeta, en especial en el caso de materiales versátiles y tan extendidos como el plástico. En los próximos cuarenta años, se estima que el consumo global de materiales como la biomasa, los combustibles fósiles, el metal y los minerales doblará su cifra, lo que tendrá consecuencias negativas en los seres humanos y en el medio ambiente. La producción anual de plásticos es de casi 380 Mt y, para 2035, está previsto que se doble esa cifra e incluso se cuadruplique en 2050. Por esta razón, es necesario identificar soluciones que ayuden a usar los recursos de manera efectiva y eficiente para la producción de estos materiales.

2023-01-31
Aplican residuos del vino para eliminar metales pesados de aguas

Un equipo de investigación de la Universidad de Cádiz propone el uso de biomasa procedente de residuos agroalimentarios para la captación de minerales nocivos presentes en sistemas acuosos. Este procedimiento permite reutilizar los desechos de esta industria, sin necesidad de procesos complejos, en la remediación de ecosistemas.

2023-01-28
Convierten los residuos plásticos en nuevos productos de valor

Dar una nueva vida a los residuos plásticos sí es posible. Este es el objetivo de ‘MAREA Plastic’ – Malaga Reaction Against Plastic- un proyecto liderado por los investigadores de la Escuela de Ingenierías Industriales de la UMA Óscar de Cózar y Carmen Ladrón de Guevara, que, a través de un proceso de economía circular, transforma los desechos en nuevos productos de valor.