Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2022-05-27El arcoíris del hidrógeno: ¿una apuesta energética viable?

UN Periódico |Hablar de economía del hidrógeno implica repensar las cadenas de valor, las tecnologías y las políticas que existen hoy, y de las cuales depende buena parte del sistema energético que se conoce.

La transición energética a un modelo sostenible, equitativo y distribuido es uno de los grandes retos para la segunda mitad del siglo XXI. La reciente guerra en Europa del Este y la volatilidad que esta causó sobre el precio del petróleo y el gas natural son prueba fehaciente de que nuestras matrices energéticas deben cambiar, y deben hacerlo pronto si deseamos sociedades saludables, estables y, por supuesto, evitar una catástrofe ambiental mayor. 

El hidrógeno como vector energético figura como pieza central en la descarbonización de la industria en este contexto. Europa, Japón, Estados Unidos y también Colombia han trazado rutas de mayor o menor claridad para adoptarlo como combustible en nuevos escenarios o modificar la fuente de la cual se obtiene. 

El hidrógeno ha recibido un marketing significativo desde las grandes petroleras e industrias químicas, que lo ven como una salida viable para reemplazar de manera gradual sus actividades en el mercado de hidrocarburos. De ahí que referirse al arcoíris que se ha derivado como modelo para hablar de las distintas alternativas tecnológicas –y su impacto económico o ambiental– resulte importante para entender las posibilidades y los verdaderos impactos de este nuevo combustible. 

Los colores se originan en la necesidad de hablar de hidrógeno con bajas emisiones que, siguiendo la tendencia, se denominó “hidrógeno verde”. Este se produce por electrólisis del agua usando electricidad de origen “verde” o de bajas emisiones, y contrastaría como una solución para reemplazar el compuesto derivado del reformado del gas natural (que hoy constituye el 95 % del hidrógeno producido) al que, para mantener el esquema, se le denominó “hidrógeno gris”,y tiene una importante huella de carbono. 

Cuando se evidenció que sería inviable en el corto plazo hacer una transición a hidrógeno únicamente verde, se desarrolló el concepto de “hidrógeno azul”, que consiste en atrapar de manera artificial las emisiones de efecto invernadero (dióxido de carbono) que se generan durante el reformado de gas natural y así producirlo con una huella neta mucho menor que la del hidrógeno gris. 

A estos les siguieron una explosión de colores: 

  • hidrógeno café: se usó para denominar aquel producido de la gasificación del carbón, 
  • hidrógeno turquesa: al asociado con un proceso que solo genera hidrógeno y carbón mineral (en vez de dióxido de carbono); 
  • hidrógeno rosa: para hablar de aquel que se podría producir usando rutas químicas a altas temperaturas acoplado a un reactor nuclear, e
  • hidrógeno blanco: si el gas es hallado de manera natural en betas terrestres o marinas. 

Es probable que este abanico variopinto siga creciendo a medida que el mercado y las tecnologías crezcan, maduren y requieran una firma propia.

Precio y almacenamiento, las limitantes

Pero más allá de los colores y del mercadeo para adoptarlo dentro de las políticas públicas y empresariales, ¿tiene algún valor hablar de los distintos colores más allá de una estrategia de posicionamiento?, ¿es el hidrógeno siquiera una apuesta a largo plazo? Hay que aclarar que no se cuestiona por sus fortalezas sino por los retos técnicos que parecen no tener una respuesta eficaz desde la investigación. Pese a ser limpio y más eficiente que las tecnologías actuales, tiene dos grandes limitantes para su adopción: el precio de producción y el almacenamiento.

El precio está directamente asociado con la tecnología con la cual se produce, y en este sentido es muy importante el color del hidrógeno; por ejemplo, el precio actual del hidrógeno grisproducido de gas natural sin secuestro de carbón ronda los 1,20 dólares por kg y depende del costo del gas natural; en contraste, el hidrógeno verde supera la barrera de los 4 dólares/kg y esto es apenas en el sitio de producción. 

Por su parte, el transporte y el almacenamiento son el cuello de botella para que la economía del hidrógeno sea una realidad. Un solo kilogramo de hidrógeno ocupa 12 m3, y si se almacena a presión y temperatura ambiente, por ser una molécula tan pequeña, puede escapar por cualquier abertura, y en cantidades suficientes es explosivo. Esto lo hace un combustible mucho más complejo de manejar que el gas natural. 

A su vez las soluciones como comprimirlo o licuarlo implican un alto consumo de energía y necesidad de materiales especiales, lo que las hace poco rentables. Otras tecnologías para almacenarlo a presiones y temperaturas menos extremas aún están en etapas muy tempranas de investigación y no se espera que tengan un impacto significativo antes de 2050.

Con estos retos tecnológicos y económicos cabe preguntarse si realmente viene al caso encontrar soluciones para esta especie de comodín energético. 

El hidrógeno tiene múltiples aplicaciones: puede ser quemado directamente en sustitución del gas a nivel industrial o urbano, o en celdas de combustible de vehículos de transporte, entre ellos automóviles y trenes.


El hidrógeno tiene múltiples aplicaciones: puede ser quemado directamente en sustitución del gas a nivel industrial o urbano, o en celdas de combustible de vehículos de transporte, entre ellos automóviles y trenes.

Otras aplicaciones

Es difícil adivinar el impacto que tendrá el hidrógeno de aquí a 30 años y frente a ello existen casi tantos escenarios como colores. Aun así, hay al menos tres aplicaciones que serán claves para el futuro del hidrógeno: 

  1. Transporte pesado, 
  2. mercado de energía y 
  3. producción de fertilizantes. 

Para vehículos pesados y de carga, las baterías actuales ocupan demasiado de su carga útil, reduciendo la cantidad de productos que puede transportar por kilómetro. Además, para trayectorias superiores a 600 km, no existen baterías comerciales que respondan de manera rentable. 

Teniendo en cuenta que el 70 % del transporte de carga en tierra se hace con camiones, es claro que un reemplazo del diésel como fuente de energía es necesario y allí el hidrógeno se proyecta como la principal solución. La misma situación la enfrentarían cruceros y cargueros que requerirán un combustible sintético –como el hidrógeno– para reemplazar los combustibles fósiles.

El mercado de energéticos es otro aspecto fundamental, ya que este se da alrededor de la compra y venta de petróleo, gas natural o carbón. La transferencia se hace por medio de buques o poliductos que interconectan países, a veces a través del océano. En un escenario donde la electricidad sea el vector energético principal, esta se vería muy reducida por la incapacidad de cargarla en un barco. 

Así, transformar la electricidad en hidrógeno y enviarlo a países con una alta demanda de energía resulta beneficioso a economías como la colombiana que, por la naturaleza misma de sus recursos naturales, podría tener un superávit de energéticos con bajas emisiones de carbono.

Por último, está el tema de fertilizantes: el 10 % del hidrógeno se utiliza para producir amoniaco, base de buena parte de los fertilizantes y cuyo consumo irá al alza en una sociedad que desea reducir a cero el hambre en el mundo. En este sentido, el mercado de hidrógeno también tendrá que aumentar. 

Sectores como la producción de acero, los trenes, la calefacción y el balanceo de cargas también se podrían favorecer de una infraestructura de hidrógeno más robusta. Todo dependerá de qué tanto se avance en los temas antes descritos, en particular del costo y de la tecnología para su transporte y almacenamiento. 

En síntesis, es necesario insistir en la inversión en investigación e infraestructura para acelerar este proceso de adopción y alcanzar una madurez tecnológica pronto. Particularmente es importante priorizar la producción de hidrógeno verde –por ser el único que responde a un proyecto de sostenibilidad– y también desmitificar este sector: no hay una vasija de oro al final de este arcoíris, pero ciertamente necesitaremos recorrerlo si queremos una sociedad equitativa y sostenible. 

Unimedios | Agencia de Noticias UN
Autor
Unimedios | Agencia de Noticias UN

La Unidad de Medios de Comunicación – Unimedios, es la unidad de producción y difusión de la información científica, cultural, investigativa, académica, artística y tecnológica generada por la Universidad Nacional de Colombia y dirigida a la comunidad universitaria y a la sociedad en general. Es una dependencia de nivel nacional, adscrita a la Rectoría que articula los medios de comunicación existentes dentro de la Unidad para velar por el buen nombre e imagen de la Institución, promover y agenciar sus logros e integrarla en su diversidad y con la sociedad a través de sus medios, servicios y productos.


2022-10-03
Europa ha sacado del fondo del armario una energía que llevaba años en segundo plano: la geotérmica

La geotérmica es una de las renovables más olvidadas. Sus altos costes de instalación y sus limitaciones la han mantenido en un lugar discreto. Sin embargo, el panorama energético actual ha puesto esta fuente de calor y energía. Muchos otros siquiera sepan de qué trata esto de la geotermia.

2022-09-28
Las ciudades unen fuerzas para suministro de calefacción y refrigeración renovables y eficientes en materia de energía

Siete ciudades europeas están poniendo su grano de arena para hacer frente al cambio climático mediante la eliminación gradual del uso de combustibles fósiles para la calefacción y la refrigeración de los edificios.

2022-09-27
Celdas solares más eficientes gracias a nanoalambres

Las celdas solares, intermediarias que hacen que la luz del Sol se convierta en electricidad, son uno de los mecanismos de energía alternativa más relevantes en el mundo, por lo que constantemente se busca cómo hacerlas más eficientes. Una investigación propone un modelo que podría ser el primer paso para simularlas y diseñarlas utilizando alambres imperceptibles al ojo humano (nanoalambres).

2022-09-27
Baterías sostenibles y duraderas con quitosano

La carne de cangrejo es un manjar para muchas personas. Su caparazón representa millones de toneladas de desechos anualmente. Entonces, ¿por qué no reutilizarlos a favor del ambiente y las energías renovables? Unos científicos han descubierto el quitosano. ¿Quieres saber de qué se trata?

2022-09-23
Para impulsar electromovilidad: empresas acuerdan instalar puntos de carga pública en todo el país

Ya son 24 las estaciones de servicio de Petrobras en todo el país que se encuentran en etapa de ejecución y que formarán parte de la nueva red de carga pública a nivel nacional que promoverá la electromovilidad del país. Además, el acuerdo permitirá continuar con el plan de la “Electroruta” de Enel X Way, que tiene como objetivo conectar a Chile con cargadores eléctricos a 2026.

2022-09-22
América Latina y los minerales críticos para la transición energética

Durante la última década, la minería ha ganado relevancia en el debate energético internacional y el cambio climático, dado que minerales como litio, cobre, zinc y tierras raras, entre otros, cumplen un rol central en la transición energética como insumos claves para la electrificación, la movilidad eléctrica o la digitalización. Para fabricar aerogeneradores se necesita hierro, aluminio, cobre, manganeso y molibdeno. Para las baterías recargables, litio y níquel son fundamentales. Y no se puede hablar de aumentos en electrificación o electromovilidad sin destacar al cobre. Otros sectores, como el transporte o la construcción, también requerirán crecientes cantidades de minerales.