Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2022-07-29Las bacterias pueden eliminar la contaminación plástica de los lagos

Residuos Profesional |Una investigación sugiere que usar determinadas especies de bacterias podría ser una forma natural de eliminar la contaminación por plástico del medio ambiente.

Un estudio realizado en 29 lagos europeos ha descubierto que algunas bacterias naturales de los lagos crecen más rápido y con mayor eficacia en los restos de las bolsas de plástico que en la materia natural, como las hojas y las ramitas.

Las bacterias descomponen los compuestos de carbono del plástico para utilizarlos como alimento para su crecimiento.

Los científicos afirman que enriquecer las aguas con determinadas especies de bacterias podría ser una forma natural de eliminar la contaminación por plástico del medio ambiente.

El efecto es pronunciado: la tasa de crecimiento bacteriano se duplicó con creces cuando la contaminación plástica aumentó el nivel general de carbono en el agua del lago en sólo un 4%.

Los resultados, publicados en la revista Nature Communications, sugieren que la contaminación por plástico en los lagos está «preparando» a las bacterias para un rápido crecimiento: las bacterias no sólo descomponen el plástico, sino que son más capaces de descomponer otros compuestos naturales de carbono en el lago.

Se descubrió que las bacterias de los lagos favorecen los compuestos de carbono derivados del plástico frente a los naturales. Los investigadores creen que esto se debe a que los compuestos de carbono de los plásticos son más fáciles de descomponer para las bacterias y utilizarlos como alimento.

Los científicos advierten que esto no justifica la continua contaminación por plásticos. Algunos de los compuestos de los plásticos pueden tener efectos tóxicos en el medio ambiente, sobre todo en altas concentraciones.

«Es casi como si la contaminación por plástico despertara el apetito de las bacterias. Las bacterias utilizan primero el plástico como alimento, porque es fácil de descomponer, y luego son más capaces de descomponer algunos de los alimentos más difíciles: la materia orgánica natural del lago», afirma el Dr. Andrew Tanentzap, del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de Cambridge, autor principal del trabajo.

Tanentzap añade que «esto sugiere que la contaminación por plástico está estimulando toda la red alimentaria de los lagos, porque más bacterias significan más alimento para los organismos más grandes, como los patos y los peces».

El efecto variaba en función de la diversidad de especies bacterianas presentes en el agua del lago: los lagos con más variedad de especies eran mejores para descomponer la contaminación por plástico.

Un estudio publicado por los autores el año pasado descubrió que los lagos europeos son potenciales focos de contaminación por microplásticos.

Cuando los plásticos se descomponen, liberan compuestos simples de carbono. Los investigadores descubrieron que estos son químicamente distintos a los compuestos de carbono que se liberan al descomponerse la materia orgánica, como las hojas y las ramitas.

Los compuestos de carbono de los plásticos se derivan de aditivos exclusivos de los productos de plástico, como los adhesivos y los ablandadores.El nuevo estudio también descubrió que las bacterias eliminaban más contaminación por plástico en los lagos que tenían menos compuestos de carbono naturales únicos. Esto se debe a que las bacterias del agua del lago tenían menos fuentes de alimentación.

CONTROLAR LA CONTAMINACIÓN

Los resultados ayudarán a priorizar los lagos en los que es más urgente controlar la contaminación. Si un lago tiene mucha contaminación por plástico, pero poca diversidad bacteriana y muchos compuestos orgánicos naturales diferentes, su ecosistema será más vulnerable a los daños.

«Por desgracia, los plásticos contaminarán nuestro medio ambiente durante décadas. Lo positivo es que nuestro estudio ayuda a identificar microbios que podrían aprovecharse para ayudar a descomponer los residuos plásticos y gestionar mejor la contaminación ambiental», afirma el profesor David Aldridge, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, que participó en el estudio.

El estudio incluyó el muestreo de 29 lagos de toda Escandinavia entre agosto y septiembre de 2019. Para evaluar una gama de condiciones, estos lagos diferían en latitud, profundidad, área, temperatura media de la superficie y diversidad de moléculas disueltas a base de carbono.

Los científicos cortaron bolsas de plástico de cuatro grandes cadenas comerciales del Reino Unido y las agitaron en agua hasta que se liberaron sus compuestos de carbono.

En cada lago, se llenaron botellas de cristal con agua del lago. A la mitad de ellas se les añadió una pequeña cantidad de «agua de plástico», para representar la cantidad de carbono que se desprende de los plásticos en el medio ambiente, y a las demás se les añadió la misma cantidad de agua destilada. Tras 72 horas en la oscuridad, se midió la actividad bacteriana en cada una de las botellas.

El estudio midió el crecimiento bacteriano, por el aumento de la masa, y la eficiencia del crecimiento bacteriano, por la cantidad de dióxido de carbono liberado en el proceso de crecimiento.

En el agua con compuestos de carbono derivados del plástico, las bacterias duplicaron su masa de forma muy eficiente. Alrededor del 50% de este carbono se incorporó a las bacterias en 72 horas.

«Nuestro estudio demuestra que cuando las bolsas de basura entran en los lagos y ríos pueden tener un impacto dramático e inesperado en todo el ecosistema. Esperemos que nuestros resultados animen a la gente a tener más cuidado con la forma en que se deshacen de los residuos plásticos», afirma Eleanor Sheridan, del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de Cambridge, primera autora del estudio, que realizó el trabajo como parte de un proyecto de fin de carrera.

Residuos Profesional
Autor
Residuos Profesional

Es un espacio dedicado a la información, análisis y debate en torno al sector de la gestión de residuos y la economía circular: prevención, reutilización, reciclaje y valorización.


2022-08-09
Académico de Ingeniería UC lidera equipo que repara grietas de asfaltos con microondas

La tecnología desarrollada en la universidad busca reducir los altos costos de mantención y rehabilitación de este tipo de pavimentos.

2022-08-08
Cáscaras de almendras y suero de queso para producir envases biodegradables y sostenibles

Investigadores del CSIC utilizan subproductos de la industria alimentaria para desarrollar un recipiente compostable y con propiedades antibacterianas que permita reducir el uso de materiales no renovables

2022-08-07
Una red de conocimiento para impulsar el antimonio en tecnología punta

Científicos del CSIC coordinan el proyecto europeo Quantimony, que estudia el desarrollo de semiconductores basados en antimonio para aplicarlos en telecomunicaciones, láseres y medio ambiente

2022-08-04
Una mejor manera de cuantificar el daño por radiación en los materiales

Más completo que los métodos existentes, el nuevo enfoque podría permitir una vida útil operativa más larga para los reactores nucleares.

2022-08-04
El agua de lluvia de todo el planeta está contaminada por ´sustancias químicas para siempre´

Incluso en lugares remotos, como la Antártida o la meseta del Tíbet, llueve agua contaminada por agentes químicos sintéticos perfluoroalquilados y polifluoroalquilados (PFAS). Un equipo de investigación europeo asegura que se ha superado su límite planetario, teniendo en cuenta que son compuestos tóxicos persistentes y se propagan por la atmosfera.

2022-08-02
En residuos de cacao hallan valiosos compuestos antioxidantes

En la cáscara y la cascarilla se revelan importantes fracciones de contenido proteico y compuestos antioxidantes. El hallazgo abre posibilidades para que el sector cacaotero aproveche los restos que acarrea el proceso de beneficio y transformación del fruto del cacao hasta llegar al delicioso chocolate.