Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2020-07-27Mipymes y COVID-19: De la desesperanza a la Agenda pendiente en el marco de la competitividad y la cooperación internacional

Revista Pandemia |La competitividad es un instrumento indiscutible que referencia la intencionalidad pero también la operatividad de las políticas y las acciones de un país para mejorar sus referentes de buenas prácticas cumpliendo estándares internacionales, que faciliten la inserción a nuevos mercados, pero también la identificación de nuevas oportunidades y la diversificación de iniciativas empresariales como las MiPymes, que las proyecten y les permitan crecer en condiciones favorables.

(Ver más en Revista Pandemia).

Colombia, no puede ser ajena a esta realidad y aprovechando el auge de su política comercial ha incorporado a la negociación de los instrumentos de dicha política, la cooperación internacional como un facilitador que impulse y potencialice los sectores que se identifican como vulnerables en dicha negociación, a través de los fondos de compensación. El reto está entonces en convertir los productos promisorios de esos sectores, en potenciales, de clase mundial como los incluidos en el Programa de Colombia Productiva, aprovechando los recursos de cooperación internacional y otros disponibles, y diseñando mecanismos de seguimiento para que impacten como se quiere y logren permanecer en el mercado en condiciones que evidencien mejoras en sus procesos pero también en su propio sistema organizacional como la asociatividad. Este artículo pretende explorar desde los conceptos hasta las iniciativas y la situación de competitividad en Colombia en sus MiPymes, aprovechando la coyuntura del COVID-19 y sus impactos negativos, pero también las oportunidades que se abren desde organismos internacionales como la secretaría general Iberoamericana SEGIB, el Banco Latinoamericano de Desarrollo CAF, y en nuevos negocios como la economía circular, la movilidad y la digitalización.

Todos los sectores de la sociedad se han visto afectados por la pandemia, que está demostrado q no es sólo sanitaria, sino social, ambiental y económica. Por eso, analizar uno de los actores más importantes de la vida del país y sus regiones, como lo son las Mipymes, es retador, porque se trata de identificar su problemática, pero también de explorar caminos y de construir puentes que conduzcan a hallar respuestas y aprovechar nuevos escenarios y potencialidades, que les permitan superar la crisis del COVID -19, pero también incrementar sus niveles de competitividad, para resolver sus problemas estructurales de financiación, formalización, eficiencia productiva e innovación.

Si se realizara un inventario, según Colombia Fintech, “en la actualidad, Colombia tiene 2.540.953 Mipymes, que representan el 90% de las empresas del país, producen solo el 30% del PIB y emplean más del 65% de la fuerza laboral nacional” (FINTECH, 2020). Lo cual, evidencia el peso que representan en la dinámica económica del país y el impacto de su desempeño.

Antes de la pandemia las Mipymes, ya venían con grandes problemas en términos de financiación, formalización, eficiencia productiva e innovación. Por tanto, el análisis debe construirse, coyuntural y estructuralmente para poder entender el contexto que las Mipymes, evidencian una fuerte correlación de su comportamiento, con el desempeño económico del país como lo ratifica la Gran Encuesta Pyme de ANIF, que debe ser resuelta desde la política pública, pero también desde los gremios de la productividad, como una iniciativa de Responsabilidad social Empresarial y desde nuevas fuentes que no sólo le permitan gestionar recursos financieros y técnicos sino también intercambio de buenas prácticas que conduzca a través de la cooperación sur– sur a la generación de conocimiento y de laboratorios que certifiquen, y generen valores agregados a las Mipymes (ANIF, 2020).

Los sectores más afectados por la pandemia en las Mipymes en Colombia, son: Comercio al detal, con una caída del 69%, seguido por entretenimiento y hotelería y turismo, en lo negativo; y, con una prospectiva positiva el sector de asesoramiento y consultoría, ha experimentado un crecimiento del 51% en su facturación (González Ximena, 2020). En ese orden deberían estar también las ayudas del gobierno, pero sobre todo, la Estrategia de consolidación de las mismas, para que generen empleo y crecimiento económico de manera real.

Según ACOPI, 2/3 de estas empresas redujeron sus ingresos en más del 75%, y los impactos no se limitan a las ventas. Y, reporta que el 55% de los empresarios que solicitaron subsidios no habían recibido respuesta al cierre de mayo.

Respecto a la línea de apoyo para el pago de nóminas en las microempresas, solo se había desembolsado menos de 1% del cupo. Deben diseñarse e implementarse entonces mecanismos de seguimiento que le den dinamismo a la entrega de subsidios y apoyo a nóminas, porque no son suficientes las políticas sino las acciones que de ellas se derivan (ACOPI, 2020).

La Cámara de Comercio de Bogotá, que agrupa las empresas de 59 municipios de Cundinamarca, más el Distrito capital, afirma que 52% de las Mipymes redujeron sus horas de trabajo, así como en un 16% los trabajadores. También afirma la Cámara en su informe que 52% de las Mipymes regionales no ha encontrado apoyo. Esto debería bastar para buscar iniciativas desde el sector privado como parte de su Responsabilidad Social hasta la cooperación como mecanismos de asociatividad, comercio justo, etc. que fortalecen las Mipymes, pero además las impulsan a incursionar en nuevos eslabones de las cadenas como parte de la reconversión productiva, dependiendo del sector al que pertenezcan (Cámara de Comercio de Bogotá, 2020).

Desde el Estado, existe una Ley de Mipymes (Ministerio de Comercio, 2020), así como una Política de Desarrollo productivo, y un Sistema Nacional de Apoyo, las cuales se instrumentalizan a través de herramientas tales como unas líneas de crédito regionales y nacionales. Adicionalmente existen programas tales como Colombia Compra eficiente, Colombia productiva, INNPULSA Colombia, etc. vale la pena desescalar estos programas para socializarlos más y acompañar los procesos de los pequeños microempresarios, que la mayoría de las veces desconoce la existencia de estos instrumentos.

En el sector privado existen los observatorios de las Pymes desde los gremios tales como la Asociación Nacional de Instituciones Financieras ANIF, la Asociación Colombiana de Pequeños Industriales ACOPI, que realizan investigaciones que contribuyen a la toma de decisiones, y articulados con las universidades a través de las unidades de emprendimiento, podrían realizar labores de acompañamiento, y formalización para los micro y pequeños empresarios.En la cooperación internacional existen muchos programas de respaldo a las iniciativas Mipymes, así como investigaciones que contribuyen a mejorar las condiciones de competitividad de las mismas. La Comunidad Andina CAN, diseñó un Programa de capacitación a las Pymes para que aprendan a exportar de cara al COVID-19, promoviendo el comercio intracomunitario andino, sobre todo en los sectores agro alimentos, bebidas, manufactura, textil y confección, que puede convertirse en un mercado atractivo para las Pymes colombianas (Neira Marciales, 2020). Pero también existen iniciativas desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL, entre otras.

¿Y la Agenda Pendiente?

Las Mipymes deben aprovechar esta coyuntura para asumir el reto de fortalecerse, adaptándose a la transformación digital, la tecnología y la eficiencia en costos. Pero adicionalmente, también potencializando las oportunidades de la economía circular que permitirían la formalización de 70000 empleos de los recicladores que trabajan para las empresas transformadoras de residuos, así como la incursión en nuevos negocios como movilidad y digitalización.

Por otro lado, los retos de la competitividad a nivel global y local, están relacionados de manera directa con el mantenerse en los mercados en las condiciones que lo exigen, lo cual significa cada vez involucrar más investigación y desarrollo tecnológico, pero adicionalmente, involucrar elementos tangibles como la transferencia de tecnología y la responsabilidad social empresarial y ambiental articulados a la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde además hay muchos recursos de cooperación internacional, a los cuales se pueden acceder. La competitividad no puede perderse de vista que es un proceso desde y para lo humano, lo cual reconoce la existencia no de una sola sino muchas generaciones, no sabemos cuántas y por tanto debe asumir la vulnerabilidad de los recursos, así como su uso racional y eficiente. Si para ser productivo, se debe combinar de manera eficiente y eficaz los recursos naturales junto a la tecnología, el trabajo, la tierra, el capital, identificados como factores productivos, para ser competitivo deben encontrarse factores diferenciadores que logren que respetando el medio ambiente y mejorando las condiciones sociales pueda a la par generar valores agregados que permitan encontrar ventajas para que se prefieran nuestros productos a los de los demás. Pero no una vez sino siempre, lo cual a la vez redunda en incremento de la rentabilidad, tiene un efecto multiplicador que hace que se extienda casi como un fenómeno cultural, económico, social, ambiental a todos los sectores.

Recientemente, la Cámara de Comercio de Bogotá, la Unión Europea, El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), llevaron a cabo una encuesta a 2.397 empresarios para analizar el papel de las Mipymes en la gestión de la crisis y la reactivación productiva, y dentro de los resultados más relevantes se encuentran, 89% de las empresas sobreviven, 77.5% no han usado ayudas del Gobierno, y 11.3% se han postulado a tales ayudas, pero les han sido negadas, 28.1% de las MiPymes ha buscado asesoría en protocolos de bioseguridad, lo cual evidencia también capacidad de adaptación y resiliencia pero sobre todo aplicación de principios de solidaridad entre empresarios y trabajadores (Hernández Camilo, 2020). 


Trabajos citados

ACOPI. (16 de JULIO de 2020). ACOPI. Recuperado el 16 de julio de 2020, de ACOPI:

https://www.acopi.org.co/

ANIF. (12 de Julio de 2020). ANIF. Recuperado el 12 de julio de 2020, de ANIF:

https://www.anif.com.co/publicaciones/observatorio-pyme/gran-encuesta-pyme

Cámara de Comercio de Bogotá. (16 de julio de 2020). Cámara de Comercio de Bogotá. Recuperado el 16 de julio de 2020, de Cámara de Comercio de Bogotá: https://www.ccb.org.co/

FINTECH, C. (11 de Julio de 2020). Colombia FINTECH. Recuperado el 11 de julio de 2020, de Colombia FINTECH: https://www.colombiafintech.co/novedades/el-62-de-las-pymes-colombianas-no-tiene-acceso-a-financiamiento

González Ximena. (12 de julio de 2020). Estudio reveló que las ventas de las Pymes en Colombia han bajado 65% Bogotá, Distrito Capital, Colombia

Hernández Camilo. (3 de Julio de 2020). Instituto Nacional de Contadores Públicos. Recuperado el 16 de julio de 2020, de Instituto Nacional de Contadores Públicos: https://www.incp.org.co/empresarios-de-mipymes-opinaron-sobre-supervivencia-empresarial/

Ministerio de Comercio, I. y. (12 de julio de 2020). Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Recuperado el 12 de julio de 2020, de Ministerio de Comercio, Industria y Turismo: http://www.mipymes.gov.co/normatividad/leyes

Neira Marciales Laura. (25 de MAYO de 2020). La CAN capacitará a las pymes para que aprendan a exportar de cara al covid-19. Bogotá, Distrito Capital, Colombia.



Escrito por Luz Rocío Corredor G. 

Economista, PhD Estudios Políticos Universidad Externado de Colombia, docente investigadora en pre y posgrado en varias universidades a nivel nacional, miembro del Comité Científico de la Revista Virtual Pro. Reconocida en 2019 en la campaña #lacaradenuestrascientificas, iniciativa de One Voice For Equality @EqualityCol. Project leading the full and equal participation of Latin American Woman. Actualmente es la responsable de los Programas de Negocios Internacionales para Pre y Posgrado de la Fundación Universidad de América.


Revista Pandemia
Autor
Revista Pandemia

Editora Revista Digital. Proyecto colaborativo para entender nuestra realidad desde perspectivas diversas.

Empresas destacadas

Productos destacados