Noticias Actualidad en procesos industriales

  • Descarga nuestra aplicacion en app store
  • Descarga nuestra aplicacion en app store

2018-10-11Revistas de divulgación: entre la investigación y la innovación

Revista Virtual Pro |La verdad os hará libres. Con base en esa famosa frase la civilización occidental ha construido la ciencia como herramienta para alcanzar ideales de progreso y desarrollo para toda la población.

La creencia en el método científico se justifica en el concepto de innovación tecnológica, que señala que la aprehensión de los conocimientos alcanzados mediante la ciencia genera valor agregado en la sociedad: procesos más eficientes, objetos que satisfacen necesidades, ganancias económicas o sociales. 

Ahora bien, bajo ese modelo de progreso, es indispensable que se genere nuevo conocimiento para tomarlo de punto de partida de la innovación. Mas, ¿qué hacer si este se produce pero no se transmite? Ahí es donde los medios de comunicación (masivos o especializados), específicamente las editoriales y las revistas adquieren un papel protagónico.
Ahora bien, bajo ese modelo de progreso, es indispensable que se genere nuevo conocimiento para tomarlo de punto de partida de la innovación.

Bajo el actual modelo de difusión y divulgación del conocimiento son las revistas científicas los entes responsables de dos tareas relacionadas: 1. ejercer curaduría del conocimiento, velar porque este sea auténtico, de calidad, relevante y ético. 2. Servir de medio de comunicación no solo entre los científicos, también entre los científicos y la sociedad en general. Esto último es especialmente importante ya que no son los investigadores quienes realizan las innovaciones, sino las industrias, las instituciones estatales, las organizaciones civiles, etc. 

Siguiendo ese hilo de ideas ahora surgen varias preguntas nuevas: ¿Cómo hacer una adecuada curaduría de la calidad del conocimiento? ¿Qué es conocimiento de calidad? ¿Los canales de comunicación existentes responden a las necesidades actuales? ¿El modo en que se hace y divulga conocimiento está cumpliendo con su propósito original de proveer bienestar para todos? Sin ánimos de ir muy lejos, surge una pregunta técnica más fácil de responder: ¿Cómo saber si los actores que producen y divulgan conocimiento están haciendo bien sus tareas? Para responder, se han desarrollado indicadores cuantitativos aplicables tanto a los investigadores como a las revistas. El inconveniente es que se han centrado en el aspecto más fácil de medir: el impacto académico, entendido casi exclusivamente como número de citas por documento y en menor medida en el impacto económico, evaluado como número de patentes. 

Entones, para efectos prácticos, la evaluación de la calidad científica (tanto los estudios propiamente dichos, como los canales de comunicación: las revistas científicas) se reduce al número de citas de un documento en un tiempo dado. Por supuesto, puede que estos cálculos no carezcan de ingenio y complejidad, pero dejan de lado todos los matices de la producción de conocimiento y fomentan un esquema de evaluación simplista susceptible de caer en malas prácticas como el establecimiento de acuerdos de citación entre personas o instituciones (independientes de la calidad), o el establecimiento de monopolios de conocimiento adjudicados a ciertas instituciones o países que cuenten con los medios para hacerse publicidad o garantizarse una mayor visibilidad.
Entones, para efectos prácticos, la evaluación de la calidad científica (tanto los estudios propiamente dichos, como los canales de comunicación: las revistas científicas) se reduce al número de citas de un documento en un tiempo dado.

De modo que, no, no se está haciendo énfasis en cumplir el propósito inicial de alcanzar mediante el conocimiento un ideal de progreso y bienestar para todos. Y esto es porque se está dejando de lado la articulación ciencia-sociedad. La causa de ello no es solo el énfasis en los indicadores de impacto académico, también están las políticas estatales que entorpecen la investigación así como la interlocución entre academia-industria (al menos en América latina). Y, finalmente, también está la enorme brecha de conocimiento entre los intelectuales de alto nivel y la población general. Lo que conlleva a que solamente unas pocas personas cuenten con la formación necesaria para aplicar el saber que se descubre mediante la ciencia, es decir, que sean pocos quienes trabajen en obtener soluciones tangibles ante problemas reales. 

Esta brecha educativa podría ser realmente la causa principal de que se deje de lado el impacto social de la ciencia, ya que una población ignorante es indiferente antes los recortes presupuestales estatales en materia de investigación y es indolente ante el surgimiento de grandes corporaciones que monopolizan el conocimiento. 

Entonces, se hace evidente la necesidad de reevaluar la forma en que se está comunicando el saber para que aumente la probabilidad de que se pueda ejercer la innovación tecnológica. Claramente, resolver este asunto no es competencia exclusiva del medio científico, se requieren políticas educativas e industriales integrales, así como tiempo para educar a toda una generación. Sin embargo, desde el medio científico podemos contribuir a la solución mediante el fortalecimiento de las revistas de divulgación. 

Es por ello que la revista Virtual Pro le apuesta a la educación y la divulgación. Desde el año 2002 se publican números enfocados en algún tema de interés para el sector industrial latinoamericano. Allí se publican reseñas acerca de artículos científicos, redactadas en un lenguaje claro, que permiten que el público objetivo (estudiantes de ingeniería y áreas afines) pueda complementar su formación académica con una versión amigable del material de las revistas de investigación. Así mismo, les da voz a los investigadores en formación o a los estudiantes, a aquellos que no cuentan con experiencia o fama para divulgar su trabajo en medios académicos especializados en difusión científica. De modo que les enseña a estos jóvenes investigadores cómo funcionan las dinámicas de revisión y arbitraje de artículos, así como qué esperar de una revista. Además, almacena conocimiento en un repositorio organizado por temas, fecha o autor, que ayuda a la fácil recuperación de la información.
Es por ello que la revista Virtual Pro le apuesta a la educación y la divulgación.

Adicionalmente, utiliza material alternativo a las reseñas, artículos o libros de texto. Mediante videos e infografías especializadas le provee al lector un material educativo completo para poder conocer a fondo un tema particular o introducirse en una materia nueva. 

Como resultado, Virtual Pro se ha convertido en un centro de encuentro entre la comunidad académica y empresarial interesada en los procesos industriales en toda Iberoamérica.

Sigue habiendo mucho trabajo por hacer, es necesario que la comunidad académica empiece a mirar con ojos más amables a la divulgación y que se acerque a la gente menos especializada. También sigue siendo necesario establecer otras métricas de impacto que permitan evaluar la labor divulgativa mediante formas que no caigan en el vicio de las citas (y las autocitas). 

Esperamos, con el tiempo, seguir creciendo y seguir contribuyendo a la formación de más y mejores ingenieros y diversos profesionales que puedan reducir la brecha de conocimiento de nuestra sociedad y que puedan tomar ese saber y convertirlo en industria, en empleo, en soluciones ambientales y otras tantas respuestas que necesita el mundo. Porque creemos en las palabras ya dichas por Sócrates Sólo es útil el conocimiento que nos hace mejores.

 

Por: Camila Alejandra Rincón Carrillo

Química, Universidad Nacional de Colombia.

Estudiante de Maestría en Filosofía,

Universidad de La Salle

Editora en Jefe, Revista Virtual Pro

Revista Virtual Pro
Autor
Revista Virtual Pro

Publicación virtual académico-científica, indexada a nivel Latinoamérica. Presenta la información de una forma innovadora a través de documentos hipertexto, multimedia e interactivos que complementan el proceso de enseñanza-aprendizaje en diferentes programas académicos relacionados con procesos industriales. Cuenta con un comité editorial y científico internacional ad honorem presente en diferentes países de Latinoamérica.

Publicidad

Empresas destacadas

Productos destacados

Publicidad

Obtenga beneficios adicionales
Aún no tiene una suscripción a Virtual Pro?

Suscribase ahora