Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2020-08-05Su negocio será el próximo afectado por la disrupción del Internet de las Cosas

BID |La digitalización y el Internet de las Cosas perfilarán la economía postpandémica. Imaginemos un mundo en el que las herramientas que se utilizan diariamente en los sectores agrícola, de servicios financieros, de salud… comparten todos sus datos en la nube, y las implicaciones de tal revolución.

Al que piense que el COVID-19 ya afectó a su vida más de lo que nunca habría podido imaginar: prepárese para que las herramientas que utiliza en su jornada laboral empiecen a hablarle.

A medida que el coronavirus modifica cada aspecto de nuestra vida diaria, la economía postpandémica comienza a tomar forma. Y esta forma estará dominada por la digitalización en los negocios y, en particular, el Internet de las Cosas (IdC).

El IdC se refiere a los dispositivos conectados a la web que reúnen datos, generan analítica y, en algunos casos, adaptan el comportamiento y las respuestas según esos datos ingresados. Imagine que los objetos y máquinas que se utilizan diariamente en los sectores agrícola, de servicios financieros, de la salud, la logística y automotriz compartieran todos sus datos en la nube y lo que implicaría esa revolución.

Por ejemplo, en el sector de agronegocios, los sensores IdC inalámbricos pueden hacer el seguimiento de la humedad y los nutrientes de la tierra y enviar la información a expertos agrícolas de todo el país. En lo que se refiere al sector de salud, los dispositivos de entrenamiento vestibles pueden controlar los niveles de actividad y brindar información sobre el ritmo cardíaco y la respiración. Con una conectividad apropiada, es posible utilizar las aplicaciones IdC en la mayoría de los campos.

TICs y pueblos indígenas

El potencial de la IdC es enorme porque ofrece la capacidad de capturar y aprovechar datos en virtualmente cada aspecto de la experiencia humana. Además, las personas están rodeadas de dispositivos inteligentes que capturan datos sobre cómo vivimos y trabajamos: la tecnología, incluyendo las redes 5G, ya está aquí. La computación en la nube brinda funcionalidades elásticas a los proveedores de soluciones IdC, lo que les permite gestionar un sinnúmero de dispositivos conectados y ofrecer aplicaciones IdC con menores costes de almacenamiento de datos.

BID Invest, junto con GSMA y Frost and Sullivan, publicó recientemente el informe “Prepare for the Internet of Things Disruption”, que brinda un panorama del mercado de la IdC en Latinoamérica y el Caribe (ALC). El informe presenta información y conocimientos prácticos que pueden servir para reiniciar el trabajo y la economía con mayor velocidad, además de para lograr una remodelación más inteligente del mundo postpandémico.

El informe demuestra que en 2018 el IdC industrial de la región obtuvo ingresos de unos US$4.070 millones generados por más de 313 millones de dispositivos IdC, tanto B2C como B2B, con Brasil en la posición líder seguido por México y Colombia. Una ventaja adicional radica en que los proveedores de IdC, como Telefónica, Microsoft y Millicom, tienen una fuerte presencia en ALC en asociación con empresas locales.

El IdC puede ayudarles a los países de ALC en particular en los temas de inclusión y sostenibilidad. Puede propulsar la telemedicina al permitir el control de salud y el servicio de atención preventiva sin contacto y así ayudar a la población con deficiencias de atención médica, como los adultos mayores y los residentes de zonas rurales. Puede implementarse para optimizar la visibilidad y trazabilidad de las cadenas de abastecimiento y así brindar apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas. Puede realizar el seguimiento de las emisiones de carbono.

No obstante, antes de subirse a la ola del IdC, la región debe trabajar en lo más básico: la conectividad. Son millones los latinoamericanos que simplemente no pueden entrar a Internet. A veces carecen de conexión a Internet, a veces la calidad es mala o demasiado costosa.

Aquí es donde entra un operador como Internet para Todos (IpT). La empresa peruana, formada por una alianza entre Telefónica, Facebook, BID Invest y CAF, comenzó a operar en mayo de 2019. Después de 12 meses de trabajo logró llevarle acceso a Internet móvil 4G a más de 1,6 millones de peruanos ubicados en más de 10.000 localidades a lo largo de la costa, en las montañas y en la selva.

Una de esas localidades es Villa Hermosa Cañicuto, en el Departamento de Puno, cerca del lago Titicaca en Perú. En el pasado, sus 135.000 habitantes debían caminar más de 15 km para obtener acceso a Internet, lo que hacía que la educación virtual fuera inaccesible para los niños y creó riesgos para la salud adicionales durante la pandemia. El plan ahora es darle acceso a Internet a 2,3 millones de residentes en las zonas rurales a fines de este año y luego ir expandiendo hacia otros países de ALC.

Todo ello no puede ignorar problemas subyacentes, incluida la fiabilidad de la conexión, la interoperabilidad debido a la proliferación de normas en el mundo IdC, además de los riesgos de seguridad y privacidad.

Tomemos el caso de Corea del Sur, que se convirtió en un ejemplo modelo debido a su respuesta eficaz, veloz y basada en los datos ante el COVID-19 sin ordenar el encierro de su población. Los ciudadanos de Corea del Sur que estaban en cuarentena debían descargar una aplicación a su móvil para que llevar un seguimiento y control de sus síntomas. Para salvaguardar la actividad económica, existió un coste para la privacidad debe tenerse en cuenta.

BID
Autor
BID

Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Trabajamos para mejorar la calidad de vida en América Latina y el Caribe. Ayudamos a mejorar la salud, la educación y la infraestructura a través del apoyo financiero y técnico a los países que trabajan para reducir la pobreza y la desigualdad. Nuestro objetivo es alcanzar el desarrollo de una manera sostenible y respetuosa con el clima. Con una historia que se remonta a 1959, hoy somos la principal fuente de financiamiento para el desarrollo para América Latina y el Caribe.

Empresas destacadas

Productos destacados