Noticias Actualidad en procesos industriales

Dele visibilidad a su trayectoria académica

Participe en la convocatoria de trabajos inéditos de Virtual Pro.

Publicar Ahora

2022-06-08Una industria del futuro con un desafío antiguo

BID |La agenda climática global está impulsando un crecimiento exponencial en la demanda de metales y minerales clave para la transición energética[1]. Muchos de los recursos esenciales para construir paneles solares, autos eléctricos y todo tipo de tecnologías verdes abundan en América Latina y el Caribe.

Esta es una oportunidad de desarrollo para la región, porque el crecimiento de la inversión minera genera ingresos fiscales esenciales para la recuperación económica, trae empleos y demanda bienes y servicios locales. Pero sabemos que el desarrollo sólo es sostenible si es inclusivo. Y actualmente, el sector extractivo tiene importantes brechas de género. Es decir, el sector beneficia desproporcionadamente a los hombres, sobre todo con oportunidades de crecimiento laboral, mientras que las mujeres reciben la mayoría de los riesgos, incluyendo una mayor exposición a diversas formas de violencia y cambios en el uso de las tierras que impactan sus actividades productivas tradicionales.[2]

Trabajar por un sector extractivo responsable es crucial para una región que se sustenta de él.

Que un pilar de la economía latinoamericana tenga impactos tan desbalanceados según el género es un problema de desarrollo, porque perpetúa el statu quo de una región que ya sufre grandes brechas. Por ejemplo, una de cada tres mujeres latinoamericanas carece de ingresos propios. Esto las hace económicamente vulnerables, condicionando sus necesidades básicas de salud, nutrición, capacitación, etc. a la provisión de otras personas que sí perciban ingresos.[3] Esta dependencia repercute en otros indicadores de desarrollo, como el empleo. Y la vulnerabilidad aumenta con las crisis: durante la pandemia, las mujeres perdieron más empleos que los hombres y les ha tomado más tiempo recuperarlos.

Si bien en la última década el sector extractivo global ha avanzado en su compromiso con la equidad de género, todavía queda mucho por resolver. En el sector minero latinoamericano, las mujeres conforman apenas entre 7-10% de la fuerza laboral[4], ocupan menos posiciones de liderazgo y pueden ganar hasta un 48% menos[5]. Las mujeres y niñas en comunidades del área de influencia minera y las que participan de la minería artesanal o de pequeña escala están más expuestas a riesgos de violencia sexual que sus contrapartes masculinas. Si además tienen menor participación en los procesos locales de toma de decisión, sus necesidades pueden quedar excluidas de los planes de desarrollo local impulsados por la inversión minera. La misma desigualdad se nota también entre las empresas que suplen bienes y servicios a las mineras y en las instituciones gubernamentales que regulan la actividad, especialmente en posiciones de liderazgo.

La igualdad no solo es un derecho, también es un multiplicador de impacto. Cuando crece la proporción de ingresos que controlan las mujeres en sus hogares, tienden a mejorar otros indicadores de desarrollo como la salud y la escolaridad de los niños[6], beneficiando a familias, comunidades y los países que priorizan esta inversión.

¿Qué significa invertir en equidad de género en el contexto del sector extractivo?


Desde el BID nos enfocamos en fortalecer las capacidades de nuestras instituciones para atender estas brechas. Con el fin de brindar sostenibilidad a los proyectos, promovemos un enfoque multiactor para reforzar el vínculo entre gobierno, industria y sociedad civil. Cinco líneas de acción orientan nuestro trabajo y sirven de guía para otros actores que busquen contribuir con la construcción de un sector extractivo más equitativo en términos de género[7]:

  1. Generar y analizar data sobre las brechas de género específicas al sector para informar políticas públicas y corporativas. Lo que no se mide no se puede mejorar. Conocer los impactos diferenciados en hombres y mujeres permite definir intervenciones basadas en evidencia para reducir las brechas. 
  2. Abordar las barreras que impiden que las mujeres participen de los beneficios del sector, a través del diseño y desarrollo de estrategias, planes de acción y otros esfuerzos multiactor. Existen grandes áreas de oportunidad en los procesos de adquisiciones corporativas; las políticas orientadas a la familia; la prevención y atención de violencias; los análisis de impacto socioambiental con enfoque de género; entre otros.
  3. Promover la inclusión y retención de mujeres en la fuerza laboral. Además de fomentar la empleabilidad con enfoque de género, se pueden aprovechar los procesos de capacitación interna típicos de la industria (upskilling y reskilling) para promover su participación en posiciones centrales del negocio y puestos de liderazgo, tanto en empresas extractivas como a lo largo de sus cadenas de valor.
  4. Fortalecer capacidades para participar en las estructuras de gobernanza sectorial desde entidades de gobierno, industria y sociedad civil. Estos esfuerzos deben incluir a mujeres de las comunidades locales y fortalecer su agencia en los procesos de toma de decisión y construcción de consensos sobre las prioridades de desarrollo territorial que el sector impulsa.  
  5. Transversalizar el enfoque de género en todas las operaciones de préstamo y asistencia técnica en el sector extractivo, con especial énfasis en aprovechar la inversión extractiva para impulsar una recuperación económica postpandemia que sea inclusiva y promueva la diversidad. 

En cada una de estas líneas de acción ha habido avances significativos y quedan desafíos pendientes. La buena noticia es que la agenda de género en extractivas paga bien[8]: según un estudio de Mckinsey (2015), se estima, por ejemplo, que cerrar la brecha económica de género podría aumentar el producto interno bruto mundial en $28 mil millones para el año 2025. Cada país rico en recursos naturales puede identificar iniciativas concretas en alguna de estas líneas que produzca grandes retornos a partir de una inversión relativamente pequeña – y el BID es un aliado al servicio de esta agenda. Los resultados valen la pena, tanto en términos de negocio como en términos de impacto en el desarrollo.

* Irene Irazábal: Irene es consultora independiente en temas de paz y desarrollo sostenible. Su trabajo se centra en la gobernanza y la creación de consenso para cadenas de suministro responsables. Irene ha diseñado y gestionado programas de múltiples actores en Asia, América Latina y el Caribe, lo que ha permitido asociaciones y políticas públicas conjuntas. Sus contribuciones al sector de Infraestructura y Energía del BID se han centrado en las dimensiones de sostenibilidad social de los proyectos de minería, hidrocarburos y energía geotérmica. Abogada con una maestría en estudios internacionales de Paz, Irene cree que las estrategias de desempeño social claras y medibles que promueven los derechos humanos y priorizan la diversidad y la inclusión son buenas para los negocios.


[1] The Role of Critical Minerals in Clean Energy Transitions. World Energy Outlook Special Report. IEA, 2021.

[2] Eftimie, Heller, Strongman (2009). Gender Dimensions of the Extractive Industries. World Bank.

[3] Indicador de autonomía económica según datos del Observatorio de Igualdad de Género de ALC de la CEPAL (2019): proporción de la población de 15 años y más que no es perceptora de ingresos monetarios individuales y que no estudia exclusivamente.

[4] De La Puente Burlando (2017) “Mujeres y empleo extractivo en América Latina”. Politai: Revista de Ciencia Política, N°15

[5] Rau, Cruz (2021) “The Effects of Equal Pay Laws on Firm Wage Premiums: Evidence from Chile” Universidad Católica de Chile.

[6] Banco Mundial (2012). Informe sobre el Desarrollo Mundial 2012: Igualdad de Género y Desarrollo.

[7] Estas áreas de enfoque se alinean con la Estrategia Institucional del BID, la Visión 2025, la Política Operativa sobre Igualdad de Género y su Plan de Acción (GAP).

[8] WIM (UK) and PwC (2013) “Mining for talent A study of women on boards in the mining industry”.

BID
Autor
BID

Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Trabajamos para mejorar la calidad de vida en América Latina y el Caribe. Ayudamos a mejorar la salud, la educación y la infraestructura a través del apoyo financiero y técnico a los países que trabajan para reducir la pobreza y la desigualdad. Nuestro objetivo es alcanzar el desarrollo de una manera sostenible y respetuosa con el clima. Con una historia que se remonta a 1959, hoy somos la principal fuente de financiamiento para el desarrollo para América Latina y el Caribe.


2022-06-15
Anglo American anuncia que Los Bronces dejará de utilizar agua fresca en su proceso para 2030

El presidente ejecutivo de Anglo American en Chile, Aaron Puna, anunció que Los Bronces, una de las minas de cobre más importantes del mundo, dejará de usar agua fresca en su proceso durante la presente década.

2022-06-15
UNAL gestionará Centro de Transparencia de los proyectos piloto de fracking

En el Centro de Transparencia cualquier persona se puede enterar de cómo van los proyectos piloto de investigación integral (PPII), y también sobre los temas que rodean la “técnica del fracturamiento hidráulico multietapa con perforación horizontal”, comúnmente llamado fracking.

2022-05-31
Faenas mineras abrirán sus puertas a visitantes en Antofagasta para nueva versión de Exponor

En menos de dos semanas, la actividad de Exponor, a realizarse a mediados de junio, ya cuenta casi con la totalidad de sus cupos reservados.

2022-05-27
Estudian cómo valorizar residuos mineros extrayendo materias críticas por vía biotecnológica

La Universidad de Sevilla forma parte del proyecto europeo RAWMINA, cuyo objetivo es extraer valiosas materias primas críticas de los subproductos residuales de la minería. En este proyecto, con una dotación de 12 millones de euros, colaboran 19 entidades, de nueve países diferentes.

2022-05-23
Proyecto para recuperar materias primas críticas de aguas ácidas de pasivos mineros

El proyecto europeo REECOVERY desarrollará un sistema para recuperar cobalto, tierras raras y otros metales como el zinc y el cobre contenidos en las aguas generadas a partir de drenajes ácidos o en los procesos de actividades hidrometalúrgicas y mineras.

2022-05-16
Demandan en Perú a multinacional Repsol por US$ 4.500 millones tras derrame de crudo

La demanda fue presentada ante el 27° juzgado civil de Lima contra seis empresas solidariamente: Repsol (España), Mapfre Global Risks (España), Mapfre Perú Compañías de Seguro y Reaseguros (Perú), Refinería La Pampilla (Perú), Transtotal Agencia Marítima (Perú) y Fratelli d´amico Armatori (Italia, armadora del buque tanque involucrado), detalló la agencia peruana.