Noticias Actualidad en procesos industriales

  • Descarga nuestra aplicacion en app store
  • Descarga nuestra aplicacion en app store

2019-05-15Universidad y empresa hacia un matrimonio exitoso

Agencia de Noticias UN |Compartir las fortalezas mutuas de la academia y la empresa privada en materia de adelantos tecnológicos es uno de los grandes retos de la Misión Internacional de Sabios para propiciar el desarrollo nacional y la competitividad del país en el escenario internacional.

Así lo señalaron tanto expertos de las universidades como dirigentes empresariales en el encuentro “Construyendo confianza Universidad-Empresa”, convocado por la Universidad de La Sabana, con el apoyo de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), encargada de la Secretaría Técnica del área de Ciencias Básicas y del Espacio de la Misión Internacional de Sabios 2019.

En el evento, cuyo objetivo era propiciar la interacción entre empresa, academia y la Misión, para identificar sinergias que redunden en un trabajo colaborativo de alto impacto, participaron cuatro de los integrantes de la Misión e igual número de voceros de reconocidas empresas colombianas o multinacionales con presencia en el país como Corona, Grupo Nutresa, Vecol, Bayer y Oracle.

Por la Misión asistieron al panel los profesores Carmenza Duque y Moisés Wasserman, de la U.N.; el economista Clemente Forero y la docente María del Pilar Noriega, de la Universidad Eafit, quienes ofrecieron un panorama de las estrategias en las que vienen trabajando para fortalecer la interacción Universidad-Empresa y sociedad civil y Gobierno, para beneficio de la sociedad y del país.

Los académicos trabajan desde los enfoques de océano y recursos hidrobiológicos, energía sostenible, industrias 4.0, y creativas y culturales.

Para la profesora Carmenza Duque, química y experta en ciencias naturales, una de las premisas sobre las cuales trabaja su grupo es que Colombia es un país rezagado en ciencia y tecnología.

Al respecto, señaló que países como Singapur o Corea del Sur, que eran muy pobres, están hoy a la vanguardia en tecnología, gracias al desarrollo de la innovación.

Refiriéndose a las patentes, señaló que nuestro país ha avanzado a cerca de 200 por año, pero esta cifra sigue siendo bajísima comparada con lo que se hace en países desarrollados. “No podemos hablar de innovación si esta no va a la par con las patentes”, aseguró.

Otra premisa abordada se relaciona con las bajas inversiones del Estado en ciencia y tecnología, que sigue siendo menos del 1 % del PIB, pese a que ha habido un incremento.

Gerentes de innovación

Por su parte el investigador y doctor en Economía Clemente Forero considera que Colombia requiere crecer pero también ser más equitativa. “No son objetivos contradictorios”, aseguró al mencionar que en su grupo de trabajo se han estudiado casos de Estados Unidos y Finlandia, en los que se muestra cómo, a través de la educación, se pueden compatibilizar los objetivos de crecimiento y equidad.

Precisó que con el propósito de aumentar el acceso a la educación de amplias capas de la población colombiana, desde la Misión se han trazado 14 propuestas –8 sobre educación y 5 sobre conocimiento e innovación– además de una convocatoria a investigadores de las ciencias sociales, porque todas estas propuestas requieren de mucha investigación.

“Nuestra estrategia principal es articular oferta y demanda de conocimiento”, comentó al advertir que el conocimiento producido por las universidades y centros científicos es bastante escaso para las necesidades de los sectores productivos del país.

También encontraron que de 2.250 encuestas hecha por el DANE entre las empresas del país, hay poca capacidad de innovación y pocas competencias en gestión de innovación.

“Vamos a concentrarnos en otros niveles, tanto o más importantes que la educación superior; en particular en la primera infancia, el momento de la entrada al sistema educativo, y un segundo momento en el cual muchos colombianos salen del sistema educativo, que es al final de la secundaria”.

A su turno la profesora María del Pilar Noriega, ingeniera química de la Universidad Eafit, recordó que la ciencia básica es el punto inicial del conocimiento científico, donde encuentran soporte las ciencias aplicadas, es el sustento del desarrollo de productos y tecnologías que la sociedad puede apropiar para su bienestar.

“No puede haber desarrollos tecnológicos que no beneficien a la sociedad si estos no son precedidos por las ciencias básicas”, subrayó al destacar la necesidad de generar una convergencia entre la empresa privada y la academia para avanzar en el desarrollo científico y tecnológico.

Desde su grupo, que trabaja en nanotecnología, biotecnología y ciencias de la información y la comunicación, se entiende por convergencia la confluencia de estas áreas de estudio y trabajo, en la cual la nano y biotecnología son equiparables al hardware, en tanto que la información y las comunidades representaría el nodo.

Consideró igualmente prioritario trabajar en la seguridad de los datos para garantizar la privacidad y confianza de los usuarios de estos servicios. En tal sentido, mencionó el caso de la recién instaurada factura electrónica, en la que se refleja la importancia de la seguridad de los datos.

La convergencia será exitosa si es inclusiva, observó, al asegurar que no se lograría nada con un progreso descomunal, pero manteniendo el analfabetismo tecnológico en el país.

Empresarios a la expectativa

Los empresarios, por su parte, expresaron su interés de contar con la colaboración de las universidades para competir en el mundo de los adelantos tecnológicos.

Jaime Alberto Ángel, de la compañía Corona, señaló que hoy el panorama ha cambiado y hace más difícil innovar, aunque ellos han mantenido el propósito de asociarse con instituciones de investigación y capacitar su recurso humano en el exterior para irrumpir en el mercado con productos exclusivos.

Su mensaje se centró en crear confianza, fortalecer la colaboración y lograr un trabajo de puertas abiertas entre la academia y la industria.

Óscar Alberto Ochoa, del Grupo Nutresa, consideró que se puede hacer “un matrimonio exitoso”, en la medida en que se activen los procesos de investigación aplicada, desarrollo de soluciones e innovación abierta.

“Para nosotros la investigación es fundamental, sin ella no los desarrollaríamos conocimientos que hoy nos hacen diferentes”, resaltó.

Para Germán Fernández Pardo, gerente de comunicaciones de Bayer en los países andinos, la relación universidad-industria ha sido fundamental para el desarrollo de productos dirigidos a la medicina y a la industria agrícola.

No obstante, lamentó que en algunas ocasiones la ciencia no sea muy bien recibida por la sociedad. Según comentó, esta tiene aceptación en los laboratorios, pero cuando cruzamos la puerta de la academia ya no nos gusta tanto”.

También reclamó del Estado una actualización de datos, en lo referente a estudios epidemiológicos. “Hacer política pública sin datos es difícil y ahí la contribución de la Universidad es clave”, precisó.

En el Encuentro Construyendo confianza Universidad-Empresa  también participaron la Universidad Militar Nueva Granada y la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

Publicidad

Empresas destacadas

Productos destacados

Publicidad

Obtenga beneficios adicionales
Aún no tiene una suscripción a Virtual Pro?

Suscribase ahora